Iván Rojas - ACODET
158
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-158,wc-pac-hide-sale-flash,ajax_fade,page_not_loaded,,columns-4,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive
 

Iván Rojas

Ciclista - Trasplantado de riñón

Acerca del deportista

Hoy hace ocho años y un día vi el final frente a mis ojos… me sentía agotado, totalmente deteriorado; mi propio cuerpo me había vencido tras cinco años en diálisis que soporté y afronté de la mejor forma. Las neuropatías habían logrado quebrantar mi espíritu deportivo; mis piernas se dormían y no siempre respondían. Sentía que mi cabeza se estallaba en cada turno de diálisis y una hipertensión disparada a niveles locos, que obligaban a aplicar nitroglicerina intravenosa, explotaban mi esperanza de seguir viviendo. Quería ver a mis hijitos crecer, triunfar… quería borrar esa expresión de sufrimiento del precioso rostro de mi esposita y evitarle a mi madre el inmenso dolor de sobrevivir a su hijo. Sin embargo la batalla parecía estar perdida; no había mucho que pudiera hacerse y sólo un milagro lograría devolverme la esperanza.

Fue en ese momento final, después de haber luchado hasta el total agotamiento y no tener más que la energía de mi fe y la gratitud por la lucha incansable de mi madre por lograr un cupo en la larga lista de espera por un riñón para mí, que supliqué sumergido en el llanto de la resignación a la virgencita por su intersección, y todo sucedió.

Eran las 11 pm del 27 de junio de 2007. Después de superar el peor día de mi vida, sonó el teléfono. Contestó mi esposa y al sentir una voz paisa rompe en llanto y me pasa; “¿Ivan Rojas? Tenemos tu riñón. Tienes que tomar el primer vuelo a Medellín por que te vamos a trasplantar”. ¡Cómo expresar tanta emoción! esa mezcla indefinible de fe y esperanza. Cinco años después, de una espera que parecía interminable, la mamá de un ángel, a quien Dios llamó de forma anticipada, había decidido que la trágica muerte de su hijo en un accidente de moto no fuera en vano y decidió donar sus órganos. Cuánto quisiera hoy, madre desconocida, abrazarte y agradecerte desde lo más profundo de mi corazón por este regalo maravilloso. A tu hijo le agradezco cada día ser la parte de mi cuerpo que un día falló y que hoy me permite ser el feliz protagonista de mis sueños cumplidos. Me levanto cada día enamorado de la vida, de mi mujer y de mis hijos que me llenan de orgullo y de satisfacción; pleno de poder compartir muchos años más de mis padres y mis hermanos a quienes agradezco también sus oraciones, lucha y compañía en ese camino oscuro y pedregoso de la espera; y claro está, agradecido con Dios por tanta bendición junta para mí y los míos. Vivo el segundo tiempo de mi vida de forma plena y comprometida; por eso elegí honrar este regalo cuidándolo de la mejor forma, haciendo deporte, aprovechando esta oportunidad para difundir la obra maravillosa de la donación. Hoy me siento feliz, lleno de vida, listo para competir en tu nombre en el campeonato mundial de deportistas trasplantados. ÁNGEL DONANTE: Gracias absolutas a ti y a tu familia por mi vida.

Logros deportivos

Participación en XX y XXI Juegos Mundiales para trasplantados.

Fecha de trasplante / Transplant date
Category
DEPORTISTA TRASPLANTADO
Deportes / Sports
Ciclismo
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.